Vosotros hacéis las obras de vuestro padre

Cuando observamos a un niño o niña nos damos cuenta de que en su aspecto hay parecidos y semejanzas con su padre o madre. La genética confirma que somos el resultado de la herencia genética de nuestros progenitores. En nuestros genes hay códigos heredados de nuestros padres por tanto podemos afirmar que la manera de confirmar si somos verdaderos hijos de nuestros progenitores es verificando nuestro código genético o lo que sería igual, nuestra naturaleza.

Jesús aprovecha esta realidad para hacerles ver a los de su generación que ser hijos de Dios es tener la naturaleza de Dios. Para ser verdaderos descendientes de Abraham hay que hacer las obras de este padre de la Fe.

Lamentablemente muchas veces vemos como nuestra obras no se parecen a las de Dios. Murmuramos, juzgamos, mentimos y guardamos resentimiento. En fin, pecamos y nos alejamos de Dios. 

Este tiempo final de la Cuaresma tiene como objetivo precisamente acercarnos a Dios. Lo más importante es este tiempo es conocer la verdad del amor de Dios y mediante dicha realidad hacernos libres del pecado y de la muerte.

Leer:

Texto del Evangelio (Jn 8,31-42): En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos que habían creído en Él: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres». Ellos le respondieron: «Nosotros somos descendencia de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Os haréis libres?». Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo. Y el esclavo no se queda en casa para siempre; mientras el hijo se queda para siempre. Si, pues, el Hijo os da la libertad, seréis realmente libres. Ya sé que sois descendencia de Abraham; pero tratáis de matarme, porque mi Palabra no prende en vosotros. Yo hablo lo que he visto donde mi Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído donde vuestro padre».
Ellos le respondieron: «Nuestro padre es Abraham». Jesús les dice: «Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Pero tratáis de matarme, a mí que os he dicho la verdad que oí de Dios. Eso no lo hizo Abraham. Vosotros hacéis las obras de vuestro padre». Ellos le dijeron: «Nosotros no hemos nacido de la prostitución; no tenemos más padre que a Dios». Jesús les respondió: «Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais a mí, porque yo he salido y vengo de Dios; no he venido por mi cuenta, sino que Él me ha enviado».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>