Archivo del Autor: admin

Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará

Hermanos, ¡perdamos la vida! Ese es el llamado de nuestro Dios. Jesús nos dice que si nos aferramos a los bienes materiales como si ellos pudieran darnos la felicidad verdadera estamos perdidos.

Apegarnos a los ídolos de este mundo es como construir una torre sobre una plataforma de arena. Tarde o temprano colapsará. No nos apoyemos en arena: afectos desordenados, abundancia de bienes o costumbres obsesivas. Todo es perecedero. Solo el amor de Dios es eterno.

Al renunciar a todo lo que no es Dios recibimos el ciento por uno en añadidura. No existe mayor libertad que saberse desapegado de todo. Ese es el camino de la vida. Ese es el camino del amor de Dios. ¡Amén!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 16,24-28): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará. Pues, ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? O, ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida? Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta. Yo os aseguro: entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre venir en su Reino».

Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas

Suscitar la Fe es el propósito fundamental de todo milagro físico. Cuando el Señor hace un milagro no solo busca solucionar un problema material, más bien sabe que lo que más necesitan las personas es un encuentro personal con Dios. No puede haber milagro físico sin milagro moral-espiritual.

Muchos de nosotros pedimos milagros. Oramos al Señor para que nos cambie la historia. No nos gusta lo que sucede en nuestras vidas. Más sin embargo, Dios permite muchas cosas para ayudarnos en nuestro camino de salvación. El sufrimiento no carece de sentido en el plan divino. Nuestro Dios lo utiliza como medio de purificación.

Pidamos al Señor que podamos creer que Él siempre está presente en todo. Seamos como aquellos que bendicen a Dios en todo momento. Aquellos que sabe al final nuestro Señor lo ha hecho todo muy bien. ¡Ánimo!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 15,21-28): En aquel tiempo, Jesús se retiró hacia la región de Tiro y de Sidón. En esto, una mujer cananea, que había salido de aquel territorio, gritaba diciendo: «¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está malamente endemoniada». Pero Él no le respondió palabra. Sus discípulos, acercándose, le rogaban: «Concédeselo, que viene gritando detrás de nosotros». Respondió Él: «No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel». Ella, no obstante, vino a postrarse ante Él y le dijo: «¡Señor, socórreme!». Él respondió: «No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos». «Sí, Señor -repuso ella-, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos». Entonces Jesús le respondió: «Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas». Y desde aquel momento quedó curada su hija.

¡Ánimo!, que soy yo; no temáis

Tenemos momentos en nuestra vida donde nos sentimos zarandeados por los vientos impetuosos de un acontecimiento adverso o sufrimiento terrible. Nos parece que la barca de nuestra existencia va a zozobrar. Nos sentimos como perdidos en la oscuridad, ¿quién podrá salvarnos?

Son esos precisos momentos los que nos hacen crecer en la Fe. Solo tenemos dos opciones:
Creemos en el poder Salvador de Jesús o nos hundimos en nuestra miseria. ¿Qué eliges? La buena noticia es que hemos sido invitados por Dios a poner nuestros ojos fijos en Jesús y apoyarnos en su misericordia.

No dudemos nunca del amor de Dios. Tengamos la seguridad que en medio de la noche más oscura brillarán en todo su esplendor nuestro mesías y Señor. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 14,22-36): En aquellos días, cuando la gente hubo comido, Jesús obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de Él a la otra orilla, mientras Él despedía a la gente. Después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí.

La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. Y a la cuarta vigilia de la noche vino Él hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían: «Es un fantasma», y de miedo se pusieron a gritar. Pero al instante les habló Jesús diciendo: «¡Ánimo!, que soy yo; no temáis». Pedro le respondió: «Señor, si eres tú, mándame ir donde tú sobre las aguas». «¡Ven!», le dijo. Bajó Pedro de la barca y se puso a caminar sobre las aguas, yendo hacia Jesús. Pero, viendo la violencia del viento, le entró miedo y, como comenzara a hundirse, gritó: «¡Señor, sálvame!». Al punto Jesús, tendiendo la mano, le agarró y le dice: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?». Subieron a la barca y amainó el viento. Y los que estaban en la barca se postraron ante él diciendo: «Verdaderamente eres Hijo de Dios».

Terminada la travesía, llegaron a tierra en Genesaret. Los hombres de aquel lugar, apenas le reconocieron, pregonaron la noticia por toda aquella comarca y le presentaron todos los enfermos. Le pedían que tocaran siquiera la orla de su manto; y cuantos la tocaron quedaron salvados.

Comieron todos y se saciaron

La gente anda, sobre todo en este tiempo de pandemia, inquieta y temerosa. El miedo al contagio invade el corazón de casi todos. ¿Quién podrá sacarnos de tanta incertidumbre? ¿Quién puede darnos la vida que no puede ser vencida por la muerte?

Jesús en su tiempo curó a muchos. Sus milagros eran signo de lo que realizaba o quería realizar en el corazón de cada uno de los que le seguían o escuchaban. Las manifestaciones de su poder divino tenían un único objetivo: suscitar la fe. La fe produce vida eterna. Es decir, el que cree en el Señor y acoge su palabra en el corazón experimenta el paso de la muerte a la vida.

Hoy también el Señor nos quiere dar el alimento de su palabra. Nos quiere dar panes y peces del cielo. Nos pide que comamos su cuerpo y bebamos su sangre en la eucaristía y que mediante la experiencia pascual salgamos del miedo y la desesperanza. Solo Él tiene palabras de vida eterna. Solo Él puede, mediante su amor, hacernos salir de nuestras inseguridades y permitir que quedemos saciados de su paz. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 14,13-21): En aquel tiempo, cuando Jesús recibió la noticia de la muerte de Juan Bautista, se retiró de allí en una barca, aparte, a un lugar solitario. En cuanto lo supieron las gentes, salieron tras Él viniendo a pie de las ciudades. Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos.

Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: «El lugar está deshabitado, y la hora es ya pasada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida». Mas Jesús les dijo: «No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer». Dícenle ellos: «No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces». Él dijo: «Traédmelos acá».

Y ordenó a la gente reclinarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos. Y los que habían comido eran unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Y no hizo allí muchos milagros, a causa de su falta de fe

Jesús suscita la fe a través de sus milagros. Es decir, lo que importa es que las personas puedan tener un encuentro personal y profundo con Dios. Lo demás es añadidura.

Cuando en el pasado los cercanos del Señor le escuchaban tenían dos opciones: creer que era el mesías o rechazarlo. Y la principal dificultad para acoger al Señor como mesías es no reconocerle como salvador enviado por Dios. Es decir, quedarse en las apariencias y no trascender.

Lo mismo puede pasarnos. En el día a día miramos los acontecimientos y no tenemos la fe para descubrir la presencia divina en todas las cosas. Necesitamos tener apertura de corazón para acoger al Señor.

Pidamos al Señor la Fe. Es un don de Dios que transforma toda nuestra existencia. Es el ofrecimiento que Jesús nos regala con su predicación y acción. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 13,54-58): En aquel tiempo, Jesús viniendo a su patria, les enseñaba en su sinagoga, de tal manera que decían maravillados: «¿De dónde le viene a éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? Y sus hermanas, ¿no están todas entre nosotros? Entonces, ¿de dónde le viene todo esto?». Y se escandalizaban a causa de Él. Mas Jesús les dijo: «Un profeta sólo en su patria y en su casa carece de prestigio». Y no hizo allí muchos milagros, a causa de su falta de fe.

¿Habéis entendido todo esto?

Dios que te creó sin ti, no puede salvarte sin ti, decía San Agustín. Para que la obra de salvación se de en nosotros tenemos que permitir la acción de Dios en nuestra vida. Debemos, en definitiva, aceptar libremente al Señor en nuestro corazón, ¿lo quieres de verdad?

Nuestra mayor aspiración tendría que ser la santidad. Nuestro gran deseo llegar a ser santos. El reino de los Cielos necesita de nuestro consentimiento. Para que se dé en nuestro corazón debemos quererlo profundamente.

Pidamos al Señor ser de los buenos. Oremos para que en nosotros se pueda realizar la voluntad de Dios. Para que cuando vuelva en su Gloria nos encuentre preparados. Amén

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 13,47-53): En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases; y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos. Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Habéis entendido todo esto?» Dícenle: «Sí». Y Él les dijo: «Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo». Y sucedió que, cuando acabó Jesús estas parábolas, partió de allí.

Hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola

Vivimos afanados y preocupados todos los días. Estamos en un continuo esfuerzo diario por tener más cosas y alcanzar nuestras metas materiales. En medio de tanto ajetreo, existe el peligro de descuidar lo más importante: Dios

Los cristianos somos aquellos que centramos nuestro corazón en el Señor. Estamos siempre en la presencia divina y desde ahí podemos vivir en plenitud. Nada está por encima de la voluntad de Dios. Nadie puede alejarnos el amor del Señor.

No caigamos en la tentación de centrar nuestra vida en las cosas que perecen. Busquemos siempre los bienes divinos. Lo demás vendrá por añadidura. Amén.

Leer:
Texto del Evangelio (Lc 10,38-42): En aquel tiempo, Jesús entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude». Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada».

Los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre

En el mundo convivimos todo tipo de seres humanos. Dice la revelación que como consecuencia del pecado original todos los hombres están sujetos al pecado, a la debilidad y a la tentación de caer en el mal. Dice San Juan en sus cartas que todos hemos pecado, que el que dice que no es un mentiroso. Entonces, ¿quién podrá salvarse?

El Señor nos invita a ser buena tierra. Nos dice que debemos acoger la semilla de la palabra de Dios y dar frutos. Nos invita a renunciar a las ambiciones materiales, al afán por hacer prevalecer nuestras ideas por encima de los demás y aceptar la historia que Dios nos está regalando. Nos invita a la humildad, a la sencillez y a la alabanza.

Recordemos que somos llamados a ser verdaderos hijos de Dios. Hombres y mujeres que ponen en práctica la palabra divina. Si lo hacemos así estaremos viviendo desde aquí el reino de los Cielos. ¡Adelante!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 13,36-43): En aquel tiempo, Jesús despidió a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discípulos diciendo: «Explícanos la parábola de la cizaña del campo». Él respondió: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno; el enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

»De la misma manera, pues, que se recoge la cizaña y se la quema en el fuego, así será al fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad, y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga».

Publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo

Perdonar todos los días la ofensa recibida, reconciliarte con aquellos con no te has entendido bien, dar la razón a quien pleitea contigo son simples gestos diarios que van construyendo poco a poco el reino de los cielos en nuestras vidas. ¿Te lo crees?

En la pequeñez de las acciones cristianas diarias está la clave para que el reino de Dios se haga presente. Los cristianos son capaces de renunciar a todo con tal de tener a Dios en su corazón. No es importante ni nuestro honor, nuestras riquezas o nuestra fama. Lo más importante es amar como Dios nos ama.

Dejemos que el reino de Dios se haga presente en nuestro corazón. Pidamos al Señor que todos los días, en los pequeños detalles, seamos verdaderos hijos de Dios. Apoyemos nuestra debilidad en la fortaleza de nuestro Dios. Amén.

Texto del Evangelio (Mt 13,31-35): En aquel tiempo, Jesús propuso todavía otra parábola a la gente: «El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo. Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas».

Les dijo otra parábola: «El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo». Todo esto dijo Jesús en parábolas a la gente, y nada les hablaba sin parábolas, para que se cumpliese el oráculo del profeta: ‘Abriré en parábolas mi boca, publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo’.

El que oye la Palabra y la comprende

El que oye la palabra de Dios y no la pone en práctica es como una semilla que no prende en un campo. Escuchar la voluntad de Dios y terminar haciendo lo contrario es como renunciar al proyecto de salvación que el Señor tiene con cada uno de nosotros.

En la vida se nos presentan muchos impedimentos para poner en práctica la palabra de Dios. Uno de ellos son las preocupaciones de cada día. También están el afán por las riquezas. Por otro lado está nuestra falta de perseverancia. En fin, siempre tenemos algo “más impórtente” que hacer con nuestra vida.

Hoy, el Señor nos invita a poner en práctica su palabra. A no caer en las tentaciones de este mundo. A poner nuestra vida en manos de Dios. Solo así podremos dar frutos de amor y paz. ¡Ánimo!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 13,18-23): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Vosotros, pues, escuchad la parábola del sembrador. Sucede a todo el que oye la Palabra del Reino y no la comprende, que viene el Maligno y arrebata lo sembrado en su corazón: éste es el que fue sembrado a lo largo del camino. El que fue sembrado en pedregal, es el que oye la Palabra, y al punto la recibe con alegría; pero no tiene raíz en sí mismo, sino que es inconstante y, cuando se presenta una tribulación o persecución por causa de la Palabra, sucumbe enseguida. El que fue sembrado entre los abrojos, es el que oye la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas ahogan la Palabra, y queda sin fruto. Pero el que fue sembrado en tierra buena, es el que oye la Palabra y la comprende: éste sí que da fruto y produce, uno ciento, otro sesenta, otro treinta».