La fiebre la dejó y ella se puso a servirles

Una de las características distintivas de la obra de Jesús es que pasaba sanado personas y expulsando de demonios. Las señales y prodigios que acompañaban al Señor en su misión confirmaban que Él era el enviado de Dios Padre para salvación del mundo entero. Por tanto, una forma de confirmar que algo viene de Dios es si transformar la realidad que impacta. ¿Jesús te ha curado alguna enfermedad o expulsado algún de demonio en tu vida?

Existen diversas enfermedades, físicas, y espirituales, que afectan al ser humano. Existen en el mundo millones de personas depresivas, sin propósito, tristes y sin una motivación para vivir. Cuando Jesús llega a la vida de una persona sana todas esas dolencias y llena de luz la vida de aquel que abre su corazón al amor de Dios. Esto quiere decir que no solo se sufren enfermedades del cuerpo, también hay graves padecimientos del Adams y espíritus. Todas las cura el Señor.

También el Señor expulsa los demonios que a veces nos mortifican. Se instalan en nuestro corazón odios, violencias, malos pensamientos y toda clase de malas influencias. De todas nos libra el Señor.

En definitiva, hoy podemos renovar una vez más nuestra apertura al amor de Dios que lo sana todo. Dios te ama y en Jesucristo manifiesta dicho amor a través de la curación y liberación. Esa es la obra de Dios en ti. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Mc 1,29-39): En aquel tiempo, Jesús, saliendo de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles.

Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían.

De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. Simón y sus compañeros fueron en su busca; al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan». El les dice: «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido». Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>