Archivo de la etiqueta: saciar

Y comieron todos hasta que quedaron satisfechos

Los seres humanos de esta época viven como ovejas sin pastor, ¿qué significa eso? Que están rodeados de mucho ruido y acelerado ritmo de trabajo pero pierden el sentido trascendental y profundo de la vida. Jesús vuelve para salvar esa situación.

Hoy más que nunca necesitamos de Cristo. Viene a darnos el alimento que necesitamos para tener paz y amor en nuestras vidas. Se manifiesta una vez más a todos los seres humanos mediante la gracia de su misericordia. Si tienes alguna situación de sufrimiento, no desesperes… grita a Dios y él te escuchará y vendrá en tu auxilio.

¡Ánimo! Dios nos ama. Esa seguridad da paz interior y calma todas las inquietudes que puedan surgir. En este hermoso día hagamos pausa en nuestra afanes y repitamos en nuestro interior la siguiente frase: “gracias Señor por todo, se que tú me amas ciertamente”. Amén.

Leer:

Texto del Evangelio (Mc 6, 34-44): En aquel tiempo, vio Jesús una gran multitud y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tienen pastor, y comenzó a enseñarles muchas cosas. Y como fuese muy tarde, se llegaron a Él sus discípulos y le dijeron: «Este lugar es desierto y la hora es ya pasada; despídelos para que vayan a las granjas y aldeas de la comarca a comprar de comer». Y Él les respondió y dijo: «Dadles vosotros de comer». Y le dijeron: «¿Es que vamos a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?». Él les contestó: «¿Cuántos panes tenéis? Id a verlo». Y habiéndolo visto, dicen: «Cinco, y dos peces».

Entonces les mandó que se acomodaran todos por grupos de comensales sobre la hierba verde. Y se sentaron en grupos de ciento y de cincuenta. Y tomando los cinco panes y los dos peces y levantando los ojos al cielo, bendijo, partió los panes y los dio a sus discípulos para que los distribuyesen; también partió los dos peces para todos. Y comieron todos hasta que quedaron satisfechos. Y recogieron doce cestas llenas de los trozos que sobraron de los panes y de los peces. Los que comieron eran cinco mil hombres.

Dadles vosotros de comer

Jesús siente compasión de la gente. En el mundo hay millones de personas necesitadas de ayuda material. Hay muchísimos más que necesitan de ayuda espiritual. Jesús quiere “saciarlos” de lo que les falta. Él quiere que puedan descubrir el amor de Dios en sus vidas. ¿Cómo lo hace Jesús?

Para realizar este milagro el Señor se vale de sus discípulos. El multiplica lo que tienen: cinco panes y dos peces. ¿Esto que quiere significar? Que el Señor les hace experimentar primero a sus discípulos su amor y luego hace que  ellos se lo den a las personas.

Si has recibido mucho amor de parte de Dios tienes la misión de dárselo a la  gente para que al igual que tu puedan ser saciados del amor de Dios.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 14,13-21): En aquel tiempo, cuando Jesús recibió la noticia de la muerte de Juan Bautista, se retiró de allí en una barca, aparte, a un lugar solitario. En cuanto lo supieron las gentes, salieron tras Él viniendo a pie de las ciudades. Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos. 
Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: «El lugar está deshabitado, y la hora es ya pasada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida». Mas Jesús les dijo: «No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer». Dícenle ellos: «No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces». Él dijo: «Traédmelos acá». 
Y ordenó a la gente reclinarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos. Y los que habían comido eran unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer

Imaginen la escena de un líder dando de comer a cinco mil personas. Se escucharían por los “cuatro costados” de la nación, los gritos de la gente diciendo: “ese sí e’bueno!”, “Jesús, sin tí, se hunde este país”, y “Jesucristo 2016-hasta que quiera”.

El pueblo necesita siempre alguien que le de. Alimento, vestido, vivienda son sólo algunas de las demandas sociales de todos los tiempos. Una población que tiene hambre espera de su líder que le de algo de comer.

Este evangelio tiene un sentido mucho más profundo. No se trata aquí de explicar un milagro en el sentido material. Jesús dice a sus discípulos “dadles vosotros de comer”. ¿Qué significan estas palabras?

Comer no es una solución plena a la realidad profunda del ser humano. Todos los que hemos trabajado en algún tipo de servicio social sabemos que nunca es suficiente. Siempre hay necesidad de servicios materiales. La pobreza no se combate mediante programas asistenciales. Se deben crear, para ayudar definitivamente, capacidades que permitan a las personas generar por sus propios medios los recursos que necesitan. Aquí está el punto de la cuestión.

Los apóstoles también eran como esos hombres. Llenos de hambre, sed y desnudez. Pero esta realidad no es material, es espiritual. ¡Los discípulos han comido del amor de Dios! Han hecho experiencia de comer y beber la “leche y miel” que significa el amor de Dios y el amor de los hermanos. Al hacer esto han quedado verdaderamente saciados. Su vida se ha llenado plenamente. Este amor ha creado en ellos “capacidades” que les han hecho dar lo que han recibido.

Este evangelio nos invita a evangelizar. Nos invita a dar gratis lo que gratis hemos recibido. Dios nos llama a “dar de comer” a tanta gente que necesita de un alimento que el mundo no les puede dar. ¡Ánimo! Si verdaderamente estás saciado, “dadle vosotros de comer”.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 14,13-21): En aquel tiempo, cuando Jesús recibió la noticia de la muerte de Juan Bautista, se retiró de allí en una barca, aparte, a un lugar solitario. En cuanto lo supieron las gentes, salieron tras Él viniendo a pie de las ciudades. Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos.

Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: «El lugar está deshabitado, y la hora es ya pasada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida». Mas Jesús les dijo: «No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer». Dícenle ellos: «No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces». Él dijo: «Traédmelos acá».

Y ordenó a la gente reclinarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos. Y los que habían comido eran unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.