Archivo de la etiqueta: Tempestad

¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?

Cuando enfrentamos dificultades, sentimos que el mundo se nos viene encima. Sentimos que la vida pierde sentido. Nos parece que ya no vale la pena vivir. El sufrimiento nos invita a caer en la tentación de pensar que estamos solos, que Dios no nos quiere.

En medio de la tempestad del día a día tenemos la certeza de que Dios nos ama profundamente. Cuando las olas de lammuerte golpean nuestra existencia podemos tener la seguridad que tarde o temprano Dios aparecerá con todo su poder para salvarnos. Esa es la verdad. Esa es nuestra esperanza.

¡Ten confianza! ¡Dios te ama! Nunca te dejará solo. Nunca nos abandonará.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 8,23-27): En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos le siguieron. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas; pero Él estaba dormido. Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!». Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?». Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?».

¡Señor, sálvanos, que perecemos!

En nuestra vida tenemos momentos de sufrimiento, tensión y prueba. Todos experimentamos en algún momento de nuestras vidas miedo y tristeza. Son esos momentos especiales donde podemos experimentar de una forma admirable la presencia de Dios.

Jesús nos dio ejemplo. Cuando estaba en la cruz, símbolo de todos nuestros sufrimientos, gritó al Señor nuestro Dios y fue escuchado. La muerte no pudo vencerle porque su confianza absoluta era su Padre Divino que le daba garantía de su resurrección.

Así es con nosotros. ¿Estás pasando por un momento difícil? Espera en Dios que seguir volverás a alabarlo. ¿Hay viento y tormenta en tu vida? Tranquilo, Jesús calmará esa tempestad. Dios te ama y te salvará de la muerte. Ten Fe.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 8,23-27): En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos le siguieron. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas; pero Él estaba dormido. Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!». Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?». Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?».

Ánimo!, que soy yo; no temáis

En muchos momentos de la vida nos encontramos en situación de sufrimiento o desesperación. Es como si estuviéramos en medio de una tormenta y llenos de temor no supiéramos que va a pasar con nuestras vidas. Son precisamente esos momentos los que nos hacen descubrir quién el nuestro Dios.

Aunque tengamos dudas o temores debemos tener la seguridad que el Señor siempre aparece “caminado sobre las aguas”. El mar es símbolo, en algunas culturas, de muertr y peligro. Por eso, en las escrituras, aparece Jesús caminado sobre ellas.

Si hay alguien que puede sacarte de la oscuridad, tristeza, depresión y dolor es el Señor Jesús. Él tiene el poder para hacerlo y quiero hacerlo por ti. Él nos ama y quiere que seamos felices. Nunca dudes de su amor.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 14,22-36): En aquellos días, cuando la gente hubo comido, Jesús obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de Él a la otra orilla, mientras Él despedía a la gente. Después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí.
La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. Y a la cuarta vigilia de la noche vino Él hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían: «Es un fantasma», y de miedo se pusieron a gritar. Pero al instante les habló Jesús diciendo: «¡Ánimo!, que soy yo; no temáis». Pedro le respondió: «Señor, si eres tú, mándame ir donde tú sobre las aguas». «¡Ven!», le dijo. Bajó Pedro de la barca y se puso a caminar sobre las aguas, yendo hacia Jesús. Pero, viendo la violencia del viento, le entró miedo y, como comenzara a hundirse, gritó: «¡Señor, sálvame!». Al punto Jesús, tendiendo la mano, le agarró y le dice: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?». Subieron a la barca y amainó el viento. Y los que estaban en la barca se postraron ante él diciendo: «Verdaderamente eres Hijo de Dios».
Terminada la travesía, llegaron a tierra en Genesaret. Los hombres de aquel lugar, apenas le reconocieron, pregonaron la noticia por toda aquella comarca y le presentaron todos los enfermos. Le pedían que tocaran siquiera la orla de su manto; y cuantos la tocaron quedaron salvados.

¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?

El mar y la tempestad en las escrituras son símbolo de la tribulación, las preocupaciones, los sufrimientos y todo lo que nos es adverso. Cuando algo nos pasa que no entendemos o aceptamos tenemos la tentación de preguntarnos: ¿dónde está Dios? Pareciera como que Él estuviera “dormido”.

Jesús nos invita a tener Fe. Creer verdaderamente que nos ama y NUNCA nos deja solos. ¿Cuál es tu “tormenta” de hoy?  ¿Piensas que estás solo? Pues en nombre del Señor te digo que tengas paciencia y ORA! Que Dios tarde o temprano, calmará cualquier ventarrón que tengas en tu vida. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 8,23-27): En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos le siguieron. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas; pero Él estaba dormido. Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!». Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?». Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?».

¡Ánimo!, que soy yo; no temáis

Jesús siempre calma la tempestad. Hay tanto en nuestra vida de eso. Muchas veces nos levantamos y no tenemos ganas de enfrentar el día. Estamos cansados de tanto batallar. Necesitamos alguien que nos ayude, que nos anime! Ese es Jesús, nuestro Señor.

La gente busca a Jesús por muchas razones. Intentan satisfacer sus necesidades básicas. El Señor quiere darnos lo que verdaderamente necesitamos: calma en la tempestad de la vida.

Sería bueno que hoy pensaras en esas cosas que te atormentan o te quitan La Paz. Es bueno que hoy confíes en el Señor y sepas que Dios tiene el poder de sanarte y calmarte.

¡Ánimo! Hoy el Señor te mostrará su amor. Te dará paz y alegría.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 14,22-36): En aquellos días, cuando la gente hubo comido, Jesús obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de Él a la otra orilla, mientras Él despedía a la gente. Después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí.
La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. Y a la cuarta vigilia de la noche vino Él hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían: «Es un fantasma», y de miedo se pusieron a gritar. Pero al instante les habló Jesús diciendo: «¡Ánimo!, que soy yo; no temáis». Pedro le respondió: «Señor, si eres tú, mándame ir donde tú sobre las aguas». «¡Ven!», le dijo. Bajó Pedro de la barca y se puso a caminar sobre las aguas, yendo hacia Jesús. Pero, viendo la violencia del viento, le entró miedo y, como comenzara a hundirse, gritó: «¡Señor, sálvame!». Al punto Jesús, tendiendo la mano, le agarró y le dice: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?». Subieron a la barca y amainó el viento. Y los que estaban en la barca se postraron ante él diciendo: «Verdaderamente eres Hijo de Dios».
Terminada la travesía, llegaron a tierra en Genesaret. Los hombres de aquel lugar, apenas le reconocieron, pregonaron la noticia por toda aquella comarca y le presentaron todos los enfermos. Le pedían que tocaran siquiera la orla de su manto; y cuantos la tocaron quedaron salvados.

¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?

Tener miedos y temores es algo muy humano. Desde que salimos del vientre de nuestra madre nos enfrentamos a un mundo lleno de peligros y cosas que no conocemos.

Tenemos miedo a fracasar, a enfermar, a no tener con que vivir y hasta tenemos miedo de morir. El miedo nos acompaña durante toda nuestra vida. ¿Qué nos dice al respecto Jesús?

Es normal tener miedo. Lo que dice Jesús es que jamás debes dudar del amor de Dios en medio de tus dificultades. El que se apoya el el Señor tiene que tener la seguridad que la “tempestad” siempre será calmada. Jesús es aquel que del mal siempre saca el bien. Confía en Él

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 8,23-27): En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos le siguieron. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas; pero Él estaba dormido. Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!». Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?». Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?».

¡Ánimo!, que soy yo, no temáis!

Todos tenemos momentos de “tormenta” en nuestras vidas. La enfermedad, muerte, sufrimiento propio y ajeno, son realidades que vivimos con relativa frecuencia. ¿A quien no le ha fallecido un ser querido, ha tenido un accidente o perdido un empleo? La vida es difícil y tiene sus momentos bueno y momentos malos.

En el evangelio Jesús siempre aparece en el momento que mas lo necesitamos. Es interesante observar que el no quita el sufrimiento de nuestras vidas y muchas veces parece tardar demasiado en venir en nuestra ayuda. Lo importante es saber que siempre aparece y nos salva.

¡Ánimo! Podemos estar en medio de una tormenta pero tenemos la esperanza y la seguridad que Dios nos ayuda SIEMPRE. Ten confianza.

Leer:

Texto del Evangelio (Mc 6,45-52): Después que se saciaron los cinco mil hombres, Jesús enseguida dio prisa a sus discípulos para subir a la barca e ir por delante hacia Betsaida, mientras Él despedía a la gente. Después de despedirse de ellos, se fue al monte a orar. Al atardecer, estaba la barca en medio del mar y Él, solo, en tierra.

Viendo que ellos se fatigaban remando, pues el viento les era contrario, a eso de la cuarta vigilia de la noche viene hacia ellos caminando sobre el mar y quería pasarles de largo. Pero ellos viéndole caminar sobre el mar, creyeron que era un fantasma y se pusieron a gritar, pues todos le habían visto y estaban turbados. Pero Él, al instante, les habló, diciéndoles: «¡Ánimo!, que soy yo, no temáis!». Subió entonces donde ellos a la barca, y amainó el viento, y quedaron en su interior completamente estupefactos, pues no habían entendido lo de los panes, sino que su mente estaba embotada.

¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?

Tenemos miedo a muchas cosas. La incertidumbre del futuro, la inestabilidad afectiva, económica y de salud. Nos dan miedo los problemas, desafíos y obstáculos. Vivimos en un estado de miedo constante.

La “barca” de la vida está sujeta a “tempestades” inesperadas. La muerte no esperada de un ser querido, la pérdida de la salud, quedar desempleado o ser víctima de un robo son ejemplos de situaciones que se nos pueden presentar y sobre las cuales no tenemos control.

¿Cuál es la buena noticia que nos da Jesús? Que Él esta siempre presente en la “barca”. Nos dice “tengan Fe!”. Calmar los “vientos huracanados” de nuestra vida solamente lo puede lograr Jesús. Muchas veces parece que duerme… Pero no! El solo espera, para que pueda crecer nuestra Fe.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 8,23-27): En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos le siguieron. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas; pero Él estaba dormido. Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!». Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?». Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?».