A quien tiene se le dará y le sobrará

Estamos llamados a purificar nuestra intención. Es decir, que realmente queramos hacer la voluntad de Dios. Nuestro corazón manifesta con las acciones lo que desea y lamentablemente tenemos momentos en los que no queremos hacer la voluntad de Dios.

El Señor habla de que algunos “oyendo no escuchan”. Esto quiere decir que no tienen la intención de escuchar. Ya están predispuesto. Aunque se les explique bien en el fondo no quieren entender. Ya tienes sus ideas fijas que no están dispuestos a cambiar.

De esa misma manera les pasa a aquellos que sabiendo lo que deben hacer como cristianos no están dispuestos a poner en práctica la palabra de Dios. No seamos así. Escuchemos la voz de Dios con rectitud de intención. Estemos siempre dispuestos a cumplir la voluntad de Dios. Es la única manera de alcanzar vida eterna. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 13,10-17): En aquel tiempo, acercándose los discípulos dijeron a Jesús: «¿Por qué les hablas en parábolas?». Él les respondió: «Es que a vosotros se os ha dado el conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene se le dará y le sobrará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. En ellos se cumple la profecía de Isaías: ‘Oír, oiréis, pero no entenderéis, mirar, miraréis, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, con sus oídos oigan, con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los sane’.

»¡Pero dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Pues os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron».

Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?

En algunas ocasiones nos quedamos sentados y llorando. Contemplamos a nuestro alrededor las dificultades y problemas. Nos centramos en el “vaso medio vacío” y nos entra una tristeza enorme.

Es por eso que Jesús se nos quiere aparecer hoy resucitado, vencedor de la muerte. Nuestro Señor no quiere que nos quedemos en la tragedia. Nuestro Dios permite las pruebas para que podamos crecer espiritualmente, fortalecer nuestro ser interior y descubrir la única verdad: sólo Dios basta.

Hoy necesitamos tener un corazón abierto a Dios. Tener una mirada espiritual que nos permita ver al resucitado en los espacios en que nos encontremos. Lo fundamental de un cristiano es la experiencia de encuentro personal y profundo con el resucitado. Vivamos día a día de esa experiencia. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Jn 20,1-2.11-18): El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto».

Estaba María junto al sepulcro, fuera, llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: «Mujer, ¿por qué lloras?». Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto». Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?». Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré». Jesús le dice: «María». Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní» —que quiere decir: “Maestro”—. Dícele Jesús: «No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios». Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.

Todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre

La voluntad de Dios está por encima de nuestra voluntad. Nuestro Señor quiere siempre algo mucho mejor para nosotros que lo que podemos imaginar. En nuestra limitaciones caemos en el error de proyectar una vida según nuestros esquemas. Dios supera cualquier esquema humano.

Nuestro Señor nos hace un llamado enérgico a ser y actuar como cristianos. Es decir, nuestro Dios nos invita a poner en práctica su palabra para poder ser verdaderamente felices y miembros plenos del pueblo de Dios. Cristianos son aquellos que actúan como tales.

Pidamos a Dios que nos conceda la docilidad y la humildad para poner en práctica la palabra de vida que se ha manifestado en Jesucristo. Somos invitados a recorrer el camino de la salvación que conduce a la vida eterna. ¡Ánimo!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 12,46-50): En aquel tiempo, mientras Jesús estaba hablando a la muchedumbre, su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con Él. Alguien le dijo: «¡Oye! ahí fuera están tu madre y tus hermanos que desean hablarte». Pero Él respondió al que se lo decía: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?». Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre».

Una señal pide, y no se le dará otra señal que la señal del profeta Jonás

La situación está muy difícil. La pandemia sigue en crecimiento y sus consecuencias nos afectan a todos. Esto produce una sensación de desesperanza. Pedimos a Dios una señal de que todo mejorará, ¿en qué consiste dicha señal?

Dios ha mostrado su misericordia en Jesucristo. Nuestro señor Jesús nos enseñó el camino cuando en medio de la pasión dijo: “hágase tu voluntad”. Aceptó la historia que Dios estaba haciendo con Él. Como consecuencia la señal se hizo visible: Jesús entró en la muerte y luego resucitó de entre los muertos.

La gran señal del amor de Dios es que nos muestra en Jesucristo la victoria sobre la muerte. No hay otra. Al final nuestro Dios nos liberará de todo peligro y entraremos en su presencia salvadora. ¡Ánimo!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 12,38-42): En aquel tiempo, le interpelaron algunos escribas y fariseos: «Maestro, queremos ver una señal hecha por ti». Mas Él les respondió: «¡Generación malvada y adúltera! Una señal pide, y no se le dará otra señal que la señal del profeta Jonás. Porque de la misma manera que Jonás estuvo en el vientre del cetáceo tres días y tres noches, así también el Hijo del hombre estará en el seno de la tierra tres días y tres noches. Los ninivitas se levantarán en el Juicio con esta generación y la condenarán; porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay algo más que Jonás. La reina del Mediodía se levantará en el Juicio con esta generación y la condenará; porque ella vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay algo más que Salomón».

Misericordia quiero y no sacrificio

El cristianismo no es una religión. No es un conjunto de normas y doctrinas que debemos cumplir al pie de la letra. La experiencia cristiana es algo mucho mejor que eso.

El cristianismo es un encuentro personal con Jesucristo, muerto y resucitado por nosotros, que nos hace libres. Esta libertad se expresa en la forma como abordamos los temas y actuamos en la vida. Nuestra ley es el amor. Nuestra acción se concretiza en la misericordia que tenemos con nuestro prójimo. Cumplir la ley es amar a todos incluyendo a nuestros enemigos.

No reduzcamos nuestra fe a una ideología que divide y fomenta el odio. Seamos como nuestro Señor que amó hasta el extremo y bendijo a todos incluyendo a aquellos que le adversário o mataron. Dios nos ama, amemos a los demás de a misma manera. ¡Amén!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 12,1-8): En aquel tiempo, Jesús cruzaba por los sembrados un sábado. Y sus discípulos sintieron hambre y se pusieron a arrancar espigas y a comerlas. Al verlo los fariseos, le dijeron: «Mira, tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en sábado». Pero Él les dijo: «¿No habéis leído lo que hizo David cuando sintió hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la Presencia, que no le era lícito comer a él, ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes? ¿Tampoco habéis leído en la Ley que en día de sábado los sacerdotes, en el Templo, quebrantan el sábado sin incurrir en culpa? Pues yo os digo que hay aquí algo mayor que el Templo. Si hubieseis comprendido lo que significa aquello de: ‘Misericordia quiero y no sacrificio’, no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado».

Mi yugo es suave y mi carga ligera

¿Puede un yugo ser ligero? ¿Acaso las cargas que tenemos que llevar siempre son pesadas? ¿Cómo es posible que Jesús los diga que los sufrimientos, miedos y preocupaciones que tenemos día a día son “suaves”?

En nuestra poca fe, podemos caer todos los días en la desesperación. Ahora no sabemos cuándo terminará esto del coronavirus. Estamos cansados de tanta incertidumbre. La situación económica nos abruma. Parecería que no existe un futuro mejor.

En medio de tanto agobio, se registe de mayor sentido e importancia nuestra experiencia de Dios. Nuestro Señor es aquel que nos ama y por tanto permite acontecimientos que nos hacen ver su amor. Como se dice popularmente “todo obra para bien”. En él confinamiento podemos aprender que todo es precario en la vida, que las cosas realmente importantes son las más sencillas y que la oración lo sana todo.

¡Ánimo! Estamos viviendo un tiempo de KAIROS o momento favorable para intimar con Dios y desde una renovada experiencia espiritual aceptar con gozo todo lo que nuestro Señor nos regala.

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 11,28-30): En aquel tiempo, Jesús dijo: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera».

Todo me ha sido entregado por mi Padre

La sabiduría de Dios es un don. El Señor se la da solo a los que son humildes. Nuestro Padre Dios se manifiesta a aquellos que con humildad buscan su misericordia.

En algunas ocasiones nos enfrentamos a situaciones muy complejas. Llegamos a un punto de inflexión en la vida donde no sabemos qué hacer. Los acontecimientos nos abruman y nos quedamos desconcertados. No sabemos qué hacer.

En los momentos difíciles, el Señor siempre está presente. Dios se manifiesta a través de la oración y su palabra. Se revela en Jesucristo como un Dios de misericordia que siempre quiere lo mejor para nosotros. ¿Quieres conocer la voluntad de Dios en tu vida? Acércate con humildad a su palabra y deja que él te hable mediante los diferentes medios que utiliza para revelar su amor y su voluntad. No estamos solos. ¡Ánimo!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 11,25-27): En aquel tiempo, Jesús dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará

El camino de seguimiento cristiano tiene como fundamento el amar a Dios con todo el corazón, el alma y las fuerzas. Es decir, nuestro Dios está por encima de todas las cosas de las cuales muchas veces nos hacemos ídolos.

En el transcurso de la vida podemos apegarnos a las cosas de este mundo. Podemos caer en la tentación de tener una relación desordenada con los afectos, el dinero y demás bienes materiales. El Señor nos llama a liberarnos de todas las ataduras y seguirle asumiendo la cruz o sufrimiento de cada día.

Nuestro Señor es un Dios de vivos. El Señor nos libera de toda esclavitud. Nuestro Salvador y Mesías, hijo único de Dios, nos invita a tenerle a él como único Dios. ¡Seamos libres! ¡Vivamos en la gracia del Señor!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 10,34–11,1): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: «No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada. Sí, he venido a enfrentar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; y enemigos de cada cual serán los que conviven con él.

El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará. Quien a vosotros recibe, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado. Quien reciba a un profeta por ser profeta, recompensa de profeta recibirá, y quien reciba a un justo por ser justo, recompensa de justo recibirá. Y todo aquel que dé de beber tan sólo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser discípulo, os aseguro que no perderá su recompensa».

Y sucedió que, cuando acabó Jesús de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades.

El que persevere hasta el fin, ése se salvará

Todos los seres humanos tenemos que padecer sufrimientos. Es parte de la vida sufrir por diversas razones. La diferencia es que un Cristiano sabe que Dios permite estos acontecimientos para purificarnos y santificarnos. Es decir, el sufrimiento es iluminado con la cruz de Cristo.

Nunca dudes del amor de Dios. No permitas que los acontecimientos adversos te hagan dudar del Señor. Dios, en su infinita misericordia, nos quiere salvar y para eso permite muchas cosas que vistas desde la fe nos conducen a la paciencia, la perseverancia y el amor.

¡Ánimo! Somos como ovejas en medio de lobos de todo tipo. No estamos solos. Podemos enfrentar toda dificultad si sabemos esperar en el Señor. ¡Dios está con nosotros siempre!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 10,16-23): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas. Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y por mi causa seréis llevados ante gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros.

Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. Cuando os persigan en una ciudad huid a otra, y si también en ésta os persiguen, marchaos a otra. Yo os aseguro: no acabaréis de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre».

Gratis lo recibisteis; dadlo gratis

Dios nos ama ciertamente. Nos llena de bendiciones y nos regala muchos dones todos los días. Su perdón es gratuito y no requiere nuestro esfuerzo. El Señor nos ha amado primero y ha enviado a su hijo único para salvarnos y hacernos entrar en el reino de los Cielos.

Todo este derroche de amor nos convierte en testigos y anunciadores del reino de los Cielos. Es por eso que por nuestro bautismo somos enviados al mundo para mostrar el amor de Dios manifestado en nosotros. ¿Estás dispuesto a ser un evangelizador diario de la buena noticia?

El mundo necesita de nuestra disponibilidad. Para la humanidad es urgente poder constatar la presencia de Dios mediante el testimonio valiente de hombres y mujeres transformados por la victoria de Jesús sobre la muerte. ¡Ánimo!

Leer:
Texto del Evangelio (Mt 10,7-15): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus Apóstoles: «Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios. Gratis lo recibisteis; dadlo gratis. No os procuréis oro, ni plata, ni calderilla en vuestras fajas; ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero merece su sustento. En la ciudad o pueblo en que entréis, informaos de quién hay en él digno, y quedaos allí hasta que salgáis. Al entrar en la casa, saludadla. Si la casa es digna, llegue a ella vuestra paz; mas si no es digna, vuestra paz se vuelva a vosotros. Y si no se os recibe ni se escuchan vuestras palabras, salid de la casa o de la ciudad aquella sacudiendo el polvo de vuestros pies. Yo os aseguro: el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad».